mateo-feijoo

Mateo Feijóo: “Si me pidieran cambiar mi proyecto, dimitiría”

Pocas veces la profesión teatral española ha estado tan abiertamente dividida como desde que Mateo Feijóo asumió la dirección de las salas teatrales del complejo cultural Matadero de Madrid.

Más información en cultura.elpais.com.

mateo-feijoo

Mateo Feijóo: “El objetivo es internacionalizar el espacio, el proyecto y los artistas”

Mateo Feijóo (Portugal, 1968) ha asumido hace unas semanas la dirección de las Naves de Matadero. Con ilusión y con la mirada puesta en la internacionalización del proyecto, trabaja a destajo para conseguir “abrir a la sociedad” este espacio público. Con una trayectoria profesional de más de 20 años, ha sido programador del festival de Escena Contemporánea y director del Teatro La Laboral. Además, es un gran conocedor de la escena internacional, una virtud que le ayudará en su propósito investigador. Madridiario ha podido conocer su visión sobre la nueva etapa del espacio escénico.

Más información en madridiario.es.

471462235

El coreógrafo Mateo Feijóo regresa a Galicia con ‘Mamaíta, no soy mala’

El festival Zona Alternativa de la Sala Nasa acoge hoy la representación de Mamaíta no soy mala, último capítulo de la trilogía sobre la mujer del orensano Mateo Feijóo, coreógrafo, filólogo y director de la compañía madrileña Balistic Teatro.

Después de Ala Marlon y Condenadas, sobre textos de Maite Dono y Angélica Liddell, Feijóo plantea Mamaíta no soy mala a partir de las entrevistas que la artista multimedia Maite Dono realiza a la bailarina, Claudia Faci, alumna de María de Ávila. Óscar Villegas creó la partitura, adaptada por Luciana Pereyra para la voz en directo de Dono.

“En la mujer todavía priman los sentimientos frente al ansia de poder”, dice Feijóo, responsable durante cuatro años del festival madrileño Escena Contemporánea y actual programador teatral de la Universidad Laboral de Gijón. “Plagiando a Duras, trato de hablar de la locura de amar”. “Esa capacidad de las mujeres de situarte en el límite, de llevar las cosas a un extremo radical me interesa muchísimo”, señala. “Y más todavía que, incluso en ese punto, puedan tomar decisiones guiadas por los sentimientos”.

Más info en: El País