10424_3

12 finalistas para el XI Premio Valle-Inclán

Concedido por El Cultural y patrocinado por la Fundación Coca-Cola, el galardón más prestigioso del teatro dará a conocer al ganador el 27 de marzo

Cuenta atrás para la gran noche de teatro español. Reunido en Madrid el jurado del XI Premio Valle-Inclán, se han hecho ya públicos los nombres de los 12 finalistas del galardón, uno de los más prestigiosos de la escena teatral española. Concedido por El Cultural y patrocinado por la Fundación Coca-Cola, el Premio reúne cada año a lo mejor de nuestro teatro en torno a la figura de Valle-Inclán. Dotado con 50.000 euros y una estatuilla realizada por el escultor Víctor Ochoa, el premio nació en 2007 con el objetivo de reconocer el mejor espectáculo teatral que durante el año haya pasado por las salas madrileñas. Juan Echanove, Angélica Lidell, Juan Mayorga, Nuria Espert, Francisco Nieva, Carmen Machi, Miguel del Arco, Carlos Hipólito, Concha Velasco y Aitana Sánchez-Gijón han sido los diez ganadores en ediciones anteriores.

Y estos son los 12 autores, actores y directores que compiten este año por el Premio Valle-Inclán: Ernesto Caballero, Pedro Casablanc, Alfredo Sanzol, Sergio Peris-Mencheta, Mario Gas, Paco Becerra, Israel Elejalde, José Sacristán, Maribel Verdú, María Adánez, José Luis Arellano y Ana Peinado.

Más información en: m.elcultural.com

Barcenas

Queremos seguir haciendo cine sobre política

Si hay alguien que luchó el año pasado para ver su película terminada, ese fue Pedro Casablanc. El actor al que hemos visto en series como ‘Isabel’, ‘Amar es para siempre’ o ‘Los nuestros’ aceptaba uno de esos papeles que, de haber sabido lo complicado que iba a ser sacarlo adelante, a lo mejor se lo planteaba dos veces. Pero el esfuerzo, y el riesgo, han dado sus frutos.

Más en ecartelera.com.

pedro-casablanc

No quise que el ladrillo invadiera mi huerto.

Harto del asfalto, Pedro Casablanc (Sevilla, 1963), dejó su casa de la madrileña plaza de los Cubos, como popularmente se la conoce, para irse a Torrelodones, desde donde Madrid se divisa en la lejanía. En la plaza del Ayuntamiento de esta localidad no queda rastro del frenético ritmo de la capital. Sentados en una terraza que sirve de punto de encuentro nos dejamos envolver por la cálida luz anaranjada de finales del verano, que transmite tranquilidad. Desde allí, Pedro nos guía al lugar elegido para la foto, al otro lado de la carretera de La Coruña, a los pies de la «Torre de los Lodones», atalaya que da nombre al pueblo y se ha convertido en su símbolo, como refleja su escudo.

«Se llama así por los lodones», nos cuenta Pedro. Lodón es el nombre con el que también se conoce al almez, un árbol antaño muy abundante en esta zona ahora «reconquistada» por encinas, entre las que se abren paso jaras pringosas (Cistus ladanifer). Y es que estas tierras asistieron a la conquista musulmana y posterior reconquista, un dato anecdótico justo en este momento en que la serie en la que interviene Pedro Casablanc, interpretando al arzobispo Carrillo, «Isabel», inicia nueva temporada convertida ya en una de las favoritas de los telespectadores. La Torre de los Lodones se cree que fue construida entre los siglos IX y XI, como parte de una red de atalayas vigía que desde los montes de Guadarramapermitían otear las amplias llanuras de la antigua Castilla la Nueva en busca de enemigos.

Más info en: abc